miércoles, agosto 12, 2015

Netnografía: Personas con problemas financieros interesadas en la ley de atracción

Hace poco volví a trabajar en investigación cualitativa de mercados y en este regreso mi interés por la netnografía se renovó. Después de que una de las agencias con las que trabajo me encargara analizar el contenido de 4 sesiones grupales decidí hacer el mismo ejercicio pero con los comentarios de un blog visitado por personas con problemas financieros. El resultado es este:

¿Por qué tienen problemas financieros  las personas interesadas en la ley  de atracción?

Este informe analiza 404 comentarios dejados en la entrada "Cómo atraer dinero" del blog El Secreto sobre la ley de atracción. Los comentarios fueron publicados entre 2012 y 2015 por personas oriundas de Uruguay, Ecuador, Colombia, Argentina, México y España.

Pensamientos centrados  en la escasez  Las personas reconocen que piensan constantemente en el dinero que les hace falta, por lo que rara vez se detienen a valorar los bienes que poseen.  "Tal vez me suceda por no enfocar mi energía correctamente. Con mi esposo trabajamos todo el día pero siempre miramos lo que falta, no todo lo que tenemos. Eso genera estrés y preocupación."

Además la preocupación constante les impide pensar en alternativas que les permitan mejorar su situación financiera.  "Creo que no he atraído abundancia porque me he enfocado en no querer que me falte dinero en vez de enfocarme en oportunidades de atraerlo."

Educación financiera insuficiente o inexistente  Tanto quienes se ven a sí mismos como personas con éxito financiero como aquellos que quisieran mejorar su situación reconocen que controlar el modo en que se gana y se gasta es crucial para tener una economía saludable.  "Yo siempre hice dinero. Pero siempre pensé en positivo, y también soy muy metódico y organizado."

"No sé qué me pasa con el dinero que se me va sin darme cuenta y nunca hago las cosas importantes que debería de hacer cuando lo tengo. A veces tengo cosas urgentes y no puedo solucionarlas porque no tengo dinero y tengo que conseguirlo prestado. La verdad ya estoy desesperada de que siempre sea así."  "Aún no aprendo a controlar el uso del dinero, en bastantes ocasiones lo despilfarro y es algo con lo que no he podido salir adelante."

"Toda la vida he tenido pero siempre lo justo y no lo suficiente para lograr lo que quiero. Nunca tengo suficiente para guardar para un futuro, por ejemplo, hago la reparacion de mi casa y me quedo sin nada, quiero unos muebles, los compro y vuelvo a lo mismo. Lo logro todo pero con sacrificio."

Trabajo inadecuado  Algunas personas sienten que si tuvieran un trabajo mejor remunerado, más estable o más estimulante no tendrían problemas financieros.  "Porque no tienes un buen trabajo y el que tienes apenas te da para pasarla."   "No tengo el dinero que desearía tener porque nunca tuve un trabajo estable."

"Trabajo todo el día en una oficina y no veo por dónde salir adelante, pongo todo de mí y trato de dar siempre un valor agregado a mi trabajo, pero nunca veo o recibo algún aliento que me ayude a crecer y generar más."

"no me he ganado la lotería"  El éxito financiero se asocia con la suerte, por lo que se pueden encontrar con facilidad casos en los que las expectativas de mejoría están ligadas a ganar un juego de azar.  "Soy muy quejoso, siempre me quejo de que no tengo dinero y también soy muy dudoso, de poca fe. Quiero atraer dinero y siento que algo divino, espiritual quiere darme esoso números en la loto, pero la duda hace que todo se vuelva un mundo y pienso mucho..."

"Yo creo que es porque no tengo ni una pizca de suerte y todo lo que hago termina saliendo mal."  "Quiero ganar la lotería, juego todas las semana y la semana que no jugué, porque el sistema que saca los billetes no funcionaba, salieron mis números."

Falta de disciplina  En ocasiones se reconoce que los problemas financieros son una consecuencia de la falta de constancia y de perseverancia para lograr las metas propuestas.  "Soy consciente de que puedo tener todo lo que quiera pero siempre tarda en llegar, esto me ocurre porque soy muy desidiosa, siempre digo 'mañana lo haré'. Confío demasiado en mi buena suerte, todo se lo dejo al destino."

"Me mata la pereza de hacer las cosas y aunque las veo frente a mí las dejo para después."  "A mí me suele pasar, y creo que a muchos, el no ser constante y perseverante. Muchas veces el confort y el dejarse envolver por la rutina del día a día nos lleva a desenfocarnos de lo que queremos lograr."

Creencias negativas asociadas  con la estabilidad financiera  Surgen en el entorno familiar y en el entorno social de las personas, impidiéndoles ejecutar acciones para lograr estabilidad financiera debido a la intensidad emocional que las acompaña. Pueden clasificarse en tres grupos:  1. El dinero es malo porque atrae problemas por eso es usual que algunas personas se sientan culpables por querer mejorar su situación financiera.

"La sociedad te obliga a tener cargo de conciencia por querer tener millones en tu cuenta, te tacha de avaro, ambicioso, pero yo no quiero el dinero para hacer daño, lo quiero para tener bien a la familia, para darles buena educación a los niños y buena atención de salud."  "Creo que también tiene que ver con las creencias y más si el dinero jugó un papel de distanciamiento entre las familias."

"En cuanto al dinero supongo que no tengo mucho más porque en parte me parece algo malo, y realmente no deseo tener millones. A veces cuando me dan una propina mi primera reacción es rechazarla, luego recuerdo que según la ley de la atracción no se debe rechazar y la cojo, por lo que supongo que yo mismo le pongo freno a que el dinero venga a mí."  "De pequeña me enseñaron que tener dinero era malo. Siempre decía 'a mí el dinero no me interesa' para que las personas no dijeran que era una interesada."

2. El bienestar espiritual y la felicidad son más importantes que el dinero, creencia que impide la educación financiera.  "Desapruebo cuando mi papá habla de que sólo los ricos pueden hacer esto o lo otro. Sigo en búsqueda de trabajos con mejor sueldo, pero en este momento apenas y logro pagar mis tarjetas."

"Me enseñaron que el dinero no importa, mientras estés feliz y tengas amor."  "La verdad es que no le doy importancia a lo material. Siempre se me inculcó que lo material no es importante, por eso no lo valoro cuando lo tengo, gasto sin pensar que me puede faltar. Soy una mujer más espiritual, jamás me pongo a pensar en el dinero,  a desear tener más cosas materiales, siempre me he enfocado en el bienestar espiritual, sólo en entregar lo poco y nada que tengo."

3. El bienestar ajeno es más importante que el propio, lo que lleva a actos de generosidad que amenazan las finanzas personales.  "No tengo dinero porque siempre pensé en los demás antes que en mí misma. Cuando quedé sin trabajo y sin nada esas mismas personas me trataron mal y hasta me dieron la espalda. Los que me debían se perdieron o me dejaron de hablar. Me decepcioné mucho de trabajar, luchar y no tener nada."

"Yo creo que nunca atraía dinero porqué en mi familia nunca hemos vivido con pensamientos de riqueza. Siempre hemos sido generosos con los demás, pero muy tacaños con nosotros mismos. Ahora me doy cuenta de ese esquema en mi vida."  "He tenido varias ideas buenas, comienzo a darles con todo mi esfuerzo y sin ver hacia atrás pero cuando las cosas están comenzando a caminar viene algún socio y se pone a inventar, perdemos la inversión y a veces me endeudo para no ocasionar un daño económico a terceros."

Entorno social y familiar negativo  Algunas personas sienten que el esfuerzo que hacen para mejorar su stuación financiera es contrarrestado por la actitud negativa de familiares, amigos y conocidos, hecho que les impide alcanzar sus metas.  "Sólo yo tengo pensamientos buenos pero mi esposo no, a él le pasa todo y me arrastra, siempre soy yo la que sale adelante y necesito que él tenga pensamientos positivos, sé que así saldremos adelante."  "Lo mismo me pasa con mi esposa, no sé dónde meterla cuando se pone tan negativa. Cuando ella ve que me llega el dinero siente como una especie de envidia."

"No he logrado lo suficiente para tener dinero todo el mes y pagar a todos mis acreedores porque, si bien yo sé aplicar la ley de atracción, los demás me ven sin dinero y no sé cómo revertir esa opinión que los demás tienen de mi bolsillo."

Temor ante los obstáculos  Las personas son conscientes de las acciones que deben ejecutar para resolver sus problemas, pero no las practican por temor o falta de educación financiera.  “Estoy convencido de que para tener dinero hay que trabajar y para tener hay que sacrificarse, sacrificar a la familia para que después se mire la recompensa, también creo que hay que hacer cosas distintas, otros negocios, nadie se ha vuelto millonario siendo asalariado.”

Factores psicológicos asociados con los obstáculos  Las dificultades financieras pueden ser entendidas como expresiones de características psicológicas que  se mezclan de un modo problemático. Algunas de  éstas son:  Autocontrol, es decir la capacidad de preferir la recompensa mayor y tardía frente a la menor e inmediata, que en muchos casos está debilitada.  "Siempre me gasto lo que gano y no dejo nada para después."

"Sólo vivo el momento y no pienso en el futuro. Soy muy inmediatista y gasto el dinero de manera despilfarrada pero tengo temor porque el tiempo ha pasado y no tengo nada fijo."

Autoestima baja, o la falta de confianza en las habilidades  y capacidades propias, lo que lleva a fijar expectativas inadecuadas e insatisfactorias.  "Tengo la creencia de que no me merezco tener un sueldo  alto o tener mucho dinero, siempre le pido al universo,  sin ser consciente, lo justo para ir tirando y eso es precisamente lo que me da, ni más ni menos."  "No tengo dinero por falta de seguridad en mí misma, por mi negatividad y miedo a lograr las cosas, por no actuar  y paralizarme ante el miedo, por esperar a que alguien más hiciera las cosas por mí. Además de la pereza y apatía."

Dependencia emocional, que a su vez produce miedo a la soledad. Las personas que la experimentan creen que las necesidades ajenas son más importantes que las propias y se comportan de un modo coherente con esta creencia.  "Creí mi pareja me daría estabilidad económica, aunque también pensaba en tener un trabajo que me pagara más o menos bien, pero principalmente mi seguridad económica caería en manos de mi esposo. Ahora que nos divorciamos y que me despidieron de mi empleo no tengo ninguna estabilidad."

"Creo que no atraigo suficiente dinero porque siempre estoy pidiendo para los demás. Desearía que mi marido prospere en su trabajo para ayudar a su autoestima. Pregunta ¿se puede pedir para otro?"

Contenido cognoscitivo negativo, compuesto por ideas y pensamientos que giran alrededor de la baja probabilidad de obtener resultados exitosos y de la incapacidad para alcanzar metas.  "Soy muy pesimista y creo siempre que lo bueno es para todos menos para mí, esa es mi maldita forma de pensar  y quiero cambiarla."  "Soy muy negativo con mi vida y no sé cómo cambiarlo.  Los seres que me quieren me aconsejan no ser tan negativo pero no lo sé cambiar y no tengo constancia para las cosas repetitivas, me aburren."

"Me la paso quejándome de que no tengo dinero o de que algo me falta, pero creo que mi problema está en que no creo en mí, tengo mucha dudas sobre lo que me pueda llegar, o sea me falta confianza ¿tú qué crees?"

Soluciones propuestas  Las personas basadas en sus experiencias previas proponen alternativas para mejorar su situación financiera. Algunas de ellas son:  "Hay que olvidarse de las deudas, de los problemas,  de las enfermedades y decir: "¡Soy rico, tengo salud  y bienestar!". Y si lo que tengo en el bolsillo  son trescientos pesos, pues esos trescientos pesos  los beso y acaricio porque son todo mi dinero, daría cualquier cosa para que se multiplicaran al infinito, pero debo partir de ese hecho para poder conseguir  lo que quiero."

"Ahora doy gracias por esas experiencias ya que vi que yo no me valoraba y valoraba más la gente que no vale nada. Ahora pienso primero en mí, y confío en la ley de atracción. Pido a Dios por gente como ellos y les envío muchas bendiciones de corazón, en vez de darles lo que Dios me dio para mi sosten diario. Ahora acepto con gratitud las cosas que llegan a mí y las uso porque las aprecio más. Ya no las regalo. Sólo doy lo que veo que alguien necesita y yo no uso. En eso sí creo mucho."

"Hasta ahora me he dejado influenciar por la negatividad de las personas que me rodean, pero desde hace unos meses no les estoy prestando atención y desde entonces las cosas me van mucho mejor y estoy logrando todo lo que quiero en mi vida y en la vida de mi familia."

Los ricos son malos y yo quiero ser bueno. La generosidad desmedida es una carga. Mi mamá me enseñó que las cosas materiales no importan. Los demás creen que soy pobre. Necesito ganar la lotería pero tengo mala suerte. Trabajo muy duro pero la plata nunca me alcanza. Todo el día pienso en las deudas que tengo. No tengo constancia, las cosas repetitivas me aburren.

La información que recopilé y el análisis que hice puede ser utilizado para crear programas de educación financiera, cursos de autoayuda o contenido para páginas web. Las aplicaciones dependerán del interés del cliente o del investigador. 

Si quieres saber más de netnografía o quieres que desarrolle un informe como este para tu producto o compañía puedes escribirme a johannaperezv [at] gmail [punto] com.

Imágenes de TRF_Mr_Hyde, Marco Bellucci, Designerz Base, Aha-Soft Team fueron usadas en este reporte.




martes, enero 06, 2015

Diseño web básico para tacaños y tercos: Cómo hacer un fondo usando Canva

Podría dedicarme a citar las muchas razones por las cuales me gusta Canva, pero me pareció que era mejor hacer este tutorial para mostrarte lo fácil que es usar esta herramienta.

Lo primero, después de abrir una cuenta con facebook, es elegir las medidas con las que trabajarás.

paso a seguir para crear un fondo para una pagina web usando canva

En este caso uso pixeles, aunque también puedes usar centímetros. Cuando tengas listas las medidas aprieta el botón verde que dice Design!

como elegir las medidas necesarias para crear un fondo para una pagina web usando canva

Busca el menú indicado: BKGROUND.

paso a seguir para crear un fondo para una pagina web usando canva

Escoge un color sólido, liso, sin textura para lograr un resultado más limpio. 

paso a seguir para crear un fondo sobrio para una pagina web usando canva

Haz clic sobre el cuadro que dice "Lines", es decir líneas en inglés.

paso a seguir para crear un fondo con patron para una pagina web usando canva

Elige alguna de las líneas marcadas con la palabra Free (gratis) y arrástrala para ponerla encima de tu diseño. Si eliges una de las que no están marcadas con esta palabra luego tendrás que pagar para poder usar tu diseño.

paso a seguir para crear un fondo texturizado para una pagina web usando canva


Una vez allí podrás cambiar de tamaño la línea o el patrón que hayas elegido, además podrás rotarlo usando la flecha redondeada.


paso a seguir para crear un fondo con patron rotado para una pagina web usando canva

En este paso también puedes cambiar el color del patrón haciendo clic sobre el círculo que tiene el color o colores principales.

octavo paso a seguir para crear un fondo para una pagina web usando canva

Después de elegir el color y la dirección que quieres darle a la figura puedes copiarla para adornar el fondo.

paso a seguir para crear una pagina web con fondo hecho en canva

Trazar una línea imaginaria alrededor de dos o más figuras te servirá para agruparlas, moverlas al tiempo y poder distribuírlas con más facilidad.

paso a seguir para agrupar figuras en canva util para crear una pagina web

Cuando tengas listo tu fondo busca el cuadro que dice Download (Descargar) arriba a la izquierda y elige la opción As an image (Como imagen) para que puedas usarlo al crear tu página web, luego de este paso la descarga comenzará automáticamente.


El resultado puedes usarlo para personalizar tu blog, tu cuenta de Twitter o una presentación profesional. El ejemplo que muestro a continuación lo logré con la opción mosaico vertical de Blogger.

paso final a seguir para crear el fondo de una pagina web o de un blog usando canva

martes, octubre 28, 2014

“¿Qué es mejor, Youtube o Ivoox?”, ¿alguien se hizo alguna vez esta pregunta?

En este océano (¿o era infierno?) de información difícilmente reflexiono a diario y me dejo llevar por lo que cacarean los expertos; me lanzo a la aventura de aplicar lo que afirman entre sonrisas amplias, pero de forma categórica, y luego me quejo de los resultados. Esta vez, desafiando lo que se supone es el sentido común, ignorando los millones de videos que tiene Youtube decidí actuar en contra de la intuición masiva y de acuerdo con la mía. Las respuestas a las que llegué me sorprendieron.

Los millones de los millones

No sé cuántos videos tiene Youtube y no me voy a tomar la molestia de buscar un estimado en Google porque para el viernes el número que escriba aquí ya será obsoleto, sólo diré que sobrepasa, desde muy lejos, al de audios alojados en Ivoox. Estos hechos podrían llevarte a suponer que si una página tiene muchísimo contenido atrae a un mundo de espectadores y que por lo tanto tienes la oportunidad de que un porcentaje de ellos, así sea pequeño, llegue a tu contenido. Eso creía yo hasta que comencé a ver todo más de cerca, hasta que comencé a observar.

Estar en un lugar donde tantas personas tienen una propuesta distinta, en donde la gritan tanto como pueden no te asegura nada. En general las personas que visitan Youtube buscan lo mismo que buscas tú cuando enciendes la tele o cuando descargas una serie para verla en el computador: diversión, calmar el estrés, olvidar lo que incomoda o lo que duele. Entonces me hago otra pregunta: ¿quiénes usan con frecuencia hasta con frenesí Youtube lo hacen para aprender, para ver clases, para ver conferencias? Sí, también, pero, reconozcámoslo, somos minoría.

Que viva la minoría

Mi “experimento” parte de los esfuerzos que estoy haciendo para promocionar los contenidos de pago (cursos y libros digitales) que pienso distribuir a través de uno de mis blogs. 

Cuando analicé las fuentes de tráfico descubrí que Youtube no está entre los primeros diez, ni entre los primeros veinte, Ivoox tampoco estaba PERO hace unas semanas ocurrió algo que llamó poderosamente mi atención. 

Luego de una reunión virtual que organizo cada mes para acercarme a los visitantes frecuentes una mujer me pidió hablar en privado vía Skype y accedí. Estaba interesada en tomar uno de los cursos que dicto y me había encontrado a través de mis audios, esos que alojo tan humilde y quizás descuidadamente en Ivoox.

La plataforma de este servicio no es tan cuidada, ni tan intuitiva, dirán algunos, como la de Youtube, por lo que creía no tener ningún seguidor allí. Creía que cada vez que subía algo estaba lanzando un grano de arena al mar, eso hasta que sin planearlo encontré resultados interesantes.

Dime bruja, que me gusta

Hace poco retomé mis cartas de tarot y comencé a estudiar baraja Lenormand, actividad que me hizo ver que si hablaba de los ejercicios que hago, como parte de mi aprendizaje autodidacta, podría beneficiar a una audiencia imaginaria y atemporal que en algún momento intentará adquirir el conocimiento que me interesa ahora. Con esta idea en mente grabé y subí un audio breve sin esperar que pasara nada, pero pasaron cosas.

Siguiendo el sentido común experto, atendiendo a la intuición de masas subí el mismo audio a Youtube con una imagen estática, para que una minoría más grande tuviera la oportunidad de encontrarlo y de escucharlo. Mi hipótesis era que en Youtube, a pesar de la competencia feroz entre contenidos, lograría más visualizaciones que las escuchas que alcanzaría el mismo contenido en Ivoox. Resultado: Visualizaciones en Youtube desde el día de la subida: 5 Escuchas totales en Ivoox desde el día de la subida: 23

No invité a los sospechosos de siempre a esta fiesta

Para darle más pureza u objetividad a los resultados no promocioné ninguna de las dos versiones usando mi lista de correo, tampoco las anuncié en Twitter ni en Google+ (de Facebook ya ni hablemos porque sabemos que es un fraude). Después de ver los resultados entré a analizarlos con la opción que tiene Ivoox para ver estadísticas audio por audio. Hasta hace poco no la conocía ni sabía cómo leerla, pero como aprender a leer analíticamente es como montar en bicicleta, después de observar los datos los entendí rápidamente. Resulta que sí había tenido suscriptores en mi canal de Ivoox y que fluctuaban en función de la frecuencia y de los temas de los audios que decidía subir, pero además resulta que como Ivoox es una plataforma enfocada en la audiencia hispana y en personas que disfrutan de escuchar, es decir que ya saben que van a encontrar contenidos sin animaciones ni dibujitos, llegan con una actitud distinta, llegan con disposición de darle tiempo, espacio y, sobre todo, atención al mensaje que quiero transmitir.

página de estadísticas de ivoox
La zona naranja, marcada desde afuera con la línea roja y temblorosa, está compuesta por los suscriptores del canal o del podcast específico, hasta donde entiendo.
Para concluir, la promesa de exponerte a una audiencia monstruosamente grande no te garantiza llegar a la cola del león, ni siquiera usando etiquetas pertinentes y rimbombantes (usé las mismas en las dos versiones del mismo contenido), un objetivo que es crucial cuando buscas una estrategia concreta de monetización para los contenidos o los servicios que ofreces. 

En el mediano plazo llegar a una minoría que valora tus cualidades y el modo en que las aplicas es más rentable que seguir apuntando a la masa, con la esperanza de que alguien oiga tus gritos desesperados, pues con el tiempo tu mensaje pasará de la boca a la oreja indicada hasta convertirse en un rumor imparable.

jueves, marzo 06, 2014

Creación de contenidos: Entrevista ficticia

Lo que sigue son las respuestas que podría dar un gerente de mercadeo digital si respondiera sin maquillaje a preguntas acerca de un proyecto exitoso.

Para ti, ¿qué es el éxito digital?

Hacer plata. Tener un buen producto, venderlo monstruosamente, a un buen precio si se puede, y con el menor esfuerzo posible.

¿Buen precio?

Claro, venderlo tan caro como sea posible y que sea baratísimo de producir. Que la gente pague por el valor que cree recibir al comprarlo, no por el costo de producción del producto, o del contenido, que en este caso es lo mismo.

¿Cómo se producen contenidos baratos?

Es muy fácil. Una forma es publicando anuncios en los que se ofrece un dólar o un euro por cada artículo de 500 palabras, así captamos bloggers, estudiantes de comunicación, amas de casa aburridas, de todo. Les damos los temas, recibimos el material, verificamos que no sea copia de artículos que ya existen y, si todo va bien, les pagamos.

Y la gente ¿no se aburre de trabajar tanto para que le paguen tan poco?

Claro que se aburre, por esa no es la única acción que hace parte de nuestra estrategia de negocios. A veces, para proyectos grandes por ejemplo, contratamos a unos cuantos freelancers. Hacemos cotizaciones y contratamos a los que escriben menos mal, más rápido y por menos plata.

¿Cómo es un proyecto grande?

Un libro, por ejemplo. Digamos que queremos escribir un libro que se llame “365 recetas fáciles y prácticas” para venderlo por amazon, pero también queremos venderlo muy barato para que la ganancia sea por la cantidad de gente que lo compra. En ese caso contratamos a varios freelancers para que lo escriban, les pedimos descuento por volumen y les pagamos, además los hacemos firmar una renuncia de derechos de autor para que luego no vengan a reclamar nada.

Pero ¿dónde está el negocio?

Claro, no entiendes porque no vives esto todos los días, pero es muy fácil. Para que un producto se venda mucho es necesario tener tráfico y el tráfico a una página se atrae con contenido, ni siquiera tiene que ser contenido bueno.

Puedes llenar una página traduciendo por completo otra del mismo tema que está en otro idioma, inglés o portugués, o también puedes copiar una página de la competencia, de esas que salen en las primeras páginas cuando buscas algo. Para que no se note simplemente mandas reescribir sus textos. Les dices a tus contratistas que digan lo mismo pero con palabras distintas.

Cuando tienes suficiente material para salir tú también en los primeros resultados pones anuncios de publicidad y vendes tu producto: un libro, una consulta con una bruja, una crema barata, da igual. Lo mejor es que tienes ganancias dobles, por la publicidad y por lo que vendes.

Entonces le sacan bastante plata al producto…

Suficiente para pagarles a los que lo hicieron y para darles muy buenas ganancias a los que ponen el capital inicial para darle vida a la idea.

¿Tan rentable es?

Tanto que hay empresas dedicadas a producir por decenas páginas con contenido basura.

Pero ¿la gente qué dice?

Nada, las usa, compra los productos que les vendemos y muy rara vez se queja. Si se queja es una entre miles y como en general todos se conforman con productos de mala calidad no es tanto problema. O es que acaso ¿tú reclamarías para que te devolvieran un dólar?


Es más fácil aceptar la pérdida de esa plata que hacer un trámite para pedir la devolución. Nuestro mejor aliado es la pereza, comprar siempre es más fácil que pedir que te devuelvan la plata.
En internet hay de todo. Los mejores productos no siempre están en las primeras páginas, pero la gente está muy cansada para ir hasta allá o para preguntarle a alguien acerca de lo que se supone quiere y necesita saber. Al final se conforma con lo fácil e inmediato y ahí nosotros cosechamos.

¿No te parece que esto es aprovecharse de la ignorancia de la gente?

¿No crees que hay negocios peores? Yo no estoy vendiendo drogas ni estoy en el negocio de la trata de blancas. Cada quien usa su tiempo como mejor le parece y si yo puedo hacer plata mientras otros lo pierden ¿por qué no aprovecharía la oportunidad?

Entonces tú ¿pierdes el tiempo también consumiendo esos productos?

¡Ni en sueños! Cuando quiero comprar algo lo pienso varias veces, pido opiniones, descarto las de los expertos dudosos y me quedo con las recomendaciones de las personas que son una autoridad en la materia, en las que realmente confío o a las que me quiero parecer.

¿Cómo es eso?

Sí por ejemplo quiero comprar un carro nuevo le pido un dato confiable al mecánico que ya le hace mantenimiento al que tengo. Si busco un colegio para mis hijos averiguo a dónde van los de otras personas de mi mismo nivel. Pedir consejos acerca de estos temas a gente que no tiene ni idea o buscar respuestas en las primeras páginas de Google es algo que sólo hace la gente a la que no le interesa conservar la plata que gana.

Cuando te tomas la información en serio, cuando sabes que tener la mejor es vital dejas de conformarte con las fuentes y las páginas sin referencias que visita todo el mundo, aprendes a cavar profundo y a pensar de otro modo.

¿Crees que en algún momento los demás van a comenzar a hacer lo mismo?

Lo dudo, todos están pasándola muy bien jugando CandyCrush en teléfonos que son más inteligentes que ellos y buscando en un diccionario de sueños qué significa soñar con un ex, un diccionario que nosotros mandamos a hacer.

Todo esto parece muy oscuro.

Para los demás quizás, para mí, para los de mi círculo todo brilla. Mientras la gente siga conformándose con respuestas fáciles, prácticas y de mala calidad el futuro que nos espera está lleno de abundancia.

Lectura recomendada:

lunes, septiembre 30, 2013

Creación de contenidos: Si no sabes lo que quieres alguien lo averiguará por ti

Había una vez un gerente de mercadeo que no conocía bien el producto que representaba, gerente que mandó a hacer una crónica especificando todo lo que no quería, pero sin dar muchas pistas acerca de lo que quería. El final no fue feliz, obviamente.
 
Ya no sé hace cuánto me pidieron ejemplos de unos textos para una marca de licor. Fue uno de esos encargos que sabes puede terminar en una calle cerrada. El cliente mira, el cliente descarta, el cliente no se decide, al final el cliente no contrata.
 
Las instrucciones que había recibido eran algo así como “el personaje que representa a la marca no puede parecer borracho ni alcohólico, tiene que ser ingenioso pero sin ser vulgar, divertido, coqueto con las mujeres pero no mujeriego, que le guste pasarla bien”. A sus ojos todo estaba perfectamente claro. A oídos de la editora y de la periodista –esa soy yo− sonaba a “quieren algo con el tono de Ernest Hemingway” pero había un problema: el cliente no sabía lo que era una crónica, a pesar de que el medio donde publicarían el texto se especializa en éste género, y muy probablemente creen que este escritor se hizo famoso sólo por ser buena vida.
 
Quisiera contar que los clientes saben qué piden cuando piden, pero en mi experiencia los brillantes gerentes de mercadeo dicen la palabra fábula cuando tienen un cuento en mente, o dicen cuento cuando se imaginan los chismes que se publican en las revistas de farándula. Si uno quiere sacarlos de su zona de confort basta con mezclar títulos de libros y de autores para verlos patinar en un terreno que no conocen.
 
5, 6 versiones habré escrito del texto que serviría para inicar un concurso en redes sociales que le daría al ganador la posibilidad de publicar una historia que hubiera vivido, escrita en tono de crónica por alguien de la revista, o por mí si corría con suerte, fortuna o algo.
Los meses pasaron, mi teléfono guardó silencio frente al tema y mi correo electrónico también hizo lo mismo.

Meses más tarde, cuando estaba en la agencia hablando de otra cuenta me acordé del licor, de la crónica y del cliente que no sabía lo que quería. El estratega de redes sociales me dijo que después de tanto insistir en los rasgos que no debía tener el personaje de la crónica el resultado, obra maestra de los periodistas de la revista, fue un hombre mujeriego, parrandero y hasta machista, o eso supongo, que les impidió comenzar a cambiar la imagen que tienen la marca por el tipo de personas que la compran.
 
No siento un fresco, me alegro por lo que les pasó. Ahora que todos tenemos en la mano una varita mágica que se llama internet cada vez son menos los que están dispuestos a consumir información que dice cómprame porque sí. Quizás eso les ayude, si les alcanza el criterio, para entender que ser anunciante no es lo mismo que ser un medio de comunicación y que si quieren seguir en el juego tienen que aprender de procesos editoriales, o al menos contratar a alguien que los asesore, alguien que tenga claro que el cliente no siempre tiene la razón.

jueves, agosto 01, 2013

Creación de contenidos: Tú no sabes cuánto vale, pero yo sí

Una cosa es que tu trabajo te guste y otra, muy distinta, que lo hagas gratis o por monedas, como esperan muchos empresarios ventajosos.
 
Entre tanto trabajo prácticamente no vi pasar a julio y así se me fue un mes más en el que no logré grabar el podcast que tengo estructurado desde hace meses, en parte porque el volumen de trabajo que tengo ahora me ha mantenido bastante entretenida. Sin embargo, sabiendo bien que esta es una racha que podría parar en cualquier momento tuve las orejas bien abiertas cuando me propusieron trabajar en una revista gremial.
 
Luego de reunirme con el director y de escuchar lo que tendría que hacer si aceptaba la oferta, entendí que era el doble del trabajo que ya tengo con una de las revistas en las que estoy, pero con muchísima más responsabilidad. Mi siguiente paso fue preguntarles a dos periodistas amigos, más grandes y más experimentados que yo, cuál sería el costo de ese trabajo, más tarde, con la cifra en mente, llamé al director y le di un número, digamos $25.
 
Teniendo en cuenta que $10 es lo que me pagan sólo por escribir los contenidos de una revista de extensión similar, sabiendo que la propuesta nueva implicaba además buscar fotos, supervisar el diseño y la impresión, sin incluir la responsabilidad de asegurar constantemente la calidad de la revista, llegué a esos $25 pesos hipotéticos.
 
El director, luego de oír mi cifra se quejó, dijo que ni en sueños la había considerado. Según dijo una periodista reconocidísima y con mucha experiencia, hacía todo por $13, misma a la que quiere reemplazar porque este trabajo está de último en su lista de prioridades.
 
Al final de la llamada llegaron los “muchas gracias” y “fue un placer conocerle” mientras yo olvidaba, quizás convenientemente, decirle que su elegante revista tiene un error ortográfico, justo al lado del título.
 
 
 
En alguna época, hará como 3 años y medio, acepté recibir monedas por artículos que escribía con desgano y mediocridad, pero poco a poco comprendí que ganar mal no sólo le hacía daño a mi presupuesto sino también a mi vocación, pues me acostumbraba a pensar que lo que hacía no tenía valor, una consecuencia muy difícil de calcular, pero que puede resultar desastrosa para la autoestima. Desde entonces no acepto trabajos mal pagos, a menos que sea un caso de emergencia, situación que por fortuna se ha hecho cada vez más escasa gracias a mis ambiciones personales.

jueves, mayo 30, 2013

Cómo crear contenidos de calidad: Consejos para hacer entrevistas adecuadas

En el siguiente podcast encontrarás los siguientes temas:
 
  • Hacer preguntas neutrales
  • Alternativas a las preguntas que comienzan con "por qué" y prestar atención al lenguaje no verbal
  • Revisar las herramientas que se usarán antes de hacer la entrevista
  • Marcar bien el material recogido para evitar confusions
  • Procesar cuanto antes la información recopilada